Libia: declaraciones del portavoz del MAEE [fr]

JPEG

París, el 08 de abril de 2011.

Durante la conferencia de prensa del día de hoy, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores y Europeos hizo las siguientes declaraciones y respondió a las siguientes preguntas:

Nota: Únicamente la versión original en francés de las declaraciones tiene carácter oficial. Para consultarla, favor de dirigirse al WEB del Ministerio: http://www.diplomatie.gouv.fr


- Pregunta - ¿Cuál es su respuesta respecto a las críticas de Abdel Fattah Younes, jefe de las Fuerzas del CNT libio, sobre la falta de entusiasmo y la incapacidad de la OTAN de tomar una decisión y ayudar realmente a los rebeldes en contra del régimen de Gadafi? En virtud del desequilibrio flagrante entre las dos partes, Gadafi y los rebeldes, ¿Francia está dispuesta o planea participar en una operación terrestre en caso de que se presente la situación? ¿Cómo encuentran ustedes la situación en el terreno? Siempre juegan en la línea de demarcación entre el este y el oeste. ¿La opción de la división de este país les parece viable?

Respuesta - En primer lugar, respecto al grado de entusiasmo de la OTAN, permítame no aventurarme demasiado en ese terreno que es muy subjetivo.

En segundo lugar, en lo que respecta a las críticas, tuve la oportunidad de entrevistarme largamente hace dos días en una cadena de televisión árabe. Yo afirmé varias cosas en aquella ocasión. En primer lugar, recomendé guardar la calma. Antes de emitir críticas, sobre todo en la actual situación, creo que es importante, y es el sentido de la responsabilidad de unos y otros, y guardar la calma y la sangre fría.
También tuve la oportunidad de reiterar dos cosas en lo referente a las operaciones de la OTAN. La primera es que todo esto se lleva a cabo en el estricto marco de la estricta aplicación de la resolución 1973 y, por ende, eso no equivale a decir como lo planteó usted en su pregunta, que se trate de ayudar a la insurrección, se trata, y para ello lo remito a usted a la declaración 1973, de impedir que Gadafi mate y persiga a su pueblo.

El segundo punto que también mencioné, pero nuca es tarde para repetirlo, es que siempre hemos dicho que la OTAN está encargada de la dirección de las operaciones militares en las que participan algunos países voluntarios.

En lo que respecta a la situación actual, quisiera reiterar en primer lugar que nos hemos comprometido en la preparación de una ayuda humanitaria. En segundo lugar, que estamos en permanente comunicación con el CNT con un diálogo muy regular, de mucha fluidez que llevamos a cabo en particular y gracias a la presencia en Benghazi de un representante francés.

Por último, les recuerdo que sobre todas estas preguntas girarán las discusiones que se llevarán a cabo en Doha la semana entrante, el 13 de abril.

- P - Quiero decir que la interpretación de la aplicación de la resolución 1973 es un poco amplia y ciertamente depende de las circunstancias. Hace dos semanas, Francia intervino con fuerza para detener los tanques de Gadafi en Benghazi. No sólo fue para proteger a los civiles sino también para salvar al CNT y al resto de la revolución de Libia.

R - Su interpretación de esta situación es muy personal. Usted es responsable y libre de dar todas las interpretaciones que desee de cualquier medida o iniciativa tomada por cualquier país.

En lo que a nosotros respecta, si volvemos al episodio al que usted se refiere, les recuerdo que, por una parte, esta iniciativa de Francia se inscribió en el marco de la resolución 1973 porque estábamos a unas horas de una masacre masiva de parte de Gadafi en contra de la población civil que se encontraba en Benghazi. Era cuestión de horas. No me atrevo a imaginar las preguntas que haría usted si no hubiéramos intervenido en ese sentido.

Cualquiera que sea la evolución de la situación en el terreno, el compromiso de la comunidad internacional y, en todo caso, de Francia, sigue siendo de decisión, ya sea en lo que respecta al respeto a la resolución de Naciones Unidas en la que participamos de cierta manera, como recordarán, o para aplicarla en el marco de la participación de Francia en las operaciones efectuadas diariamente en contra de los medios de destrucción con los que aún cuenta Gadafi.

- P - ¿Alguna reacción a la iniciativa de Turquía que fue revelada ayer por el señor Erdogan y que él mismo llamó Hoja de Ruta para salir de la crisis en Libia? Próximamente, habrá una reunión del comité africano de seguimiento del caso de Libia que se llevará a cabo en Nouakchott. Una de las ideas sería que los cinco jefes de Estado de los países implicados viajen a Trípoli. Ahora bien, el 20 de marzo, la comisión se opuso a una iniciativa como esa. ¿Ha cambiado la postura de Francia desde entonces?

El señor Juppé habló de una solución política. ¿Podemos saber qué piensa usted para encontrar una solución política?
Bernard-Henri Lévy viajará a Trípoli el día de hoy. ¿Coordinó su visita con el Quai d’Orsay?

R - No tengo información respecto al último punto.

Respecto a los demás temas que trataron ustedes, Turquía y la Unión Africana, de todo eso hablarán las personalidades que se reunirán en Doha la semana entrante.

- P - Pero, ¿puede usted decirnos qué piensa al respecto?

R -¿Quiénes somos para hacer un comentario sobre las decisiones que pueda tomar la Unión Africana? Los países africanos son lo suficientemente responsables, la Unión Africana es un actor mayor del continente africano. Dejémosle la responsabilidad de tomar iniciativas, de realizar proyectos y organizar las acciones. Nosotros respetamos todo eso.

Así es que evitaré hacer cualquier anuncio. Ya habíamos empezado a hablar al respecto en la Conferencia de Londres. Un día antes, el CNT puso sobre la mesa un proyecto para la Libia de mañana, para una Libia democrática, una Libia en la que todo el mundo se sentiría en un entorno de seguridad y que será diseñado por los libios mismos y solamente por ellos. Es su país y, por ende, a ellos les corresponde preocuparse por eso.

Posteriormente, debemos recordar que también empezamos a hablar en la Conferencia de Londres de lo que algún día podría llamarse un gran diálogo nacional con el CNT, los representantes de la sociedad civil de Libia, con representantes de las tribus puesto que esta forma de organización social desempeña un importante papel en Libia.

En lo referente al futuro, es importante reiterar que podemos desear lo mejor para el futuro de Libia, y el deseo de ver que por fin este país se vuelve democrático, según los deseos de la población, dejando la responsabilidad a los libios de definir ellos mismos su futuro.

- P - Pero, ¿puede decirnos qué piensa usted de esta iniciativa de Turquía?

R - Dejemos tiempo a los ministros de que se reúnan el 13 de abril en Doha y que discutan sobre ello. No escribamos desde una semana antes lo que en un momento dado puede surgir de la Conferencia de Doha. Les recuerdo simplemente los principios en los que se ubica nuestra acción. En lo que respecta a las operaciones, es respetar la resolución 1973. En lo que respecta al futuro de Libia, deseamos una Libia democrática en la que los libios puedan vivir en paz y expresarse, y sería bastante ya si lo lográramos. También deseamos una nueva Libia cuyo porvenir realmente le perteneciera a los libio. Usted habla del señor Erdogan, de la Unión Africana, eso lo discutiremos. Y, a una semana de esta Conferencia que será eminentemente política y en la que habrá un debate político a nivel ministerial, repetimos que el futuro de los libios les pertenece a ellos y les corresponde a ellos diseñarlo.

- P - ¿Está previsto algún encuentro con el diplomático francés Bernrd-Henri Lévy que se encuentra en Benghazi? ¿Qué medidas han implementado ustedes para garantizar su protección?

R - No lo sé./.

Modificado el 12/04/2011

Arriba