Exposición "París contradictorio" en la Residencia de Francia [fr]

A partir del 17 de marzo en la Residencia de Francia: presentación de las obras de los artistas venezolanos Cristina Matos-Albers, Arsenio Reyes y Nano Gonzalez. La exposición estará abierta al público del 18 de marzo al 4 de abril, con previa cita.

Caracas, el 9 de marzo de 2012.

La inauguración de la exposición de fotografías "Paris contradictorio", que presentará las obras de los artistas venezolanos Cristina Matos-Albers, Arsenio Reyes y Nano Gonzalez, tendrá lugar el 17 de marzo a las 6:00PM en la Residencia de Francia.

***

La exposición estará abierta al público los días

Lunes 19 de marzo de las 3:00 PM a las 6:00 PM
Martes 20 de marzo de las 3:00 PM a las 6:00 PM
Miercoles 22 de marzo de las 3:00 PM a las 6:00 PM
Viernes 23 de marzo de 10:00 am a 12:00 pm
Martes 27 de marzo de 3:00 a 4:00 pm
Viernes 30 de marzo de 2:00 a 4:00 pm

con previa cita (contactar ).

JPEG

"Me parece que siempre estaré bien donde no estoy”, Baudelaire, in "Los paraísos artificiales"

Como Walter Benjamín lo subrayaba, París es el resultado de un sueño imposible: una ciudad ideal que reunía, a la misma vez, las huellas de una rica historia nacional y la promesa de una modernidad sin fronteras. Punto focal del territorio francés, París fue concebido como una especie de enciclopedia de su propio pasado, una enciclopedia de formas organizadas en torno a una constelación erudita de perspectivas espaciales.

JPEG

En el siglo XXI, París todavía refleja el sueño de universalidad y síntesis del siglo XIX. Pero el contexto ha cambiado profundamente. La ciudad luz se ve sacudida por las dudas e interrogaciones de la contemporaneidad. Su tejido urbano y social se agrieta, se abre. Surge una ciudad contradictoria, de autoría múltiple – la voluntad de las autoridades públicas, la diversidad social y cultural de sus habitantes, los azares de la situación económica. Las perspectivas perfectas se tuercen, las fachadas se desalinean, las urbanizaciones se dividen. La ciudad a la vez se reconoce y no se reconoce, pero esta viva y pertenece a la contemporaneidad.

JPEG

La fotografía, mejor que las palabras, puede expresar la manera como se mezclan las líneas de la ciudad planeada y los caminos inciertos del hecho urbano contemporáneo. Tres fotógrafos venezolanos, Cristina Matos-Albers, Arsenio Reyes y Nano González, fueron invitados a vivenciar y traducir las paradojas fructíferas de este París contradictorio.

Cristina Matos-Albers se puso a la escucha de la ciudad, de su conciencia interna. En su búsqueda a la vez racional e intuitiva, ella exploró las fisuras de la ciudad y sus vacilaciones inesperadas. Sus imágenes captan, con una distancia a la vez melancólica y humorística, elementos delicados que crujen en situaciones urbanas, y dan acceso al cotidiano intimo de Paris, lejos de clichés y preconceptos.

JPEG

Arsenio Reyes puso en cena los protagonistas de un teatro monumental de formas urbanas. En sus yuxtaposiciones se oponen y se unen emblemas del equilibrio arquitectónico parisino y restos brutos de destrucciones (o esbozos del París del futuro). Estos encuentros improbables develan las entrañas de la ciudad, e invitan a mirarla como lo que es, una bella monstruosa que se construyó sobre sus propios escombros, y todavía es capaz de hacer metamorfosis.

Nano González midió el tiempo particular de la ciudad, el flujo discontinúo que entrelaza los ritmos de vida de sus habitantes. Los momentos fugaces y dispersos que el inmovilizó no componen ninguna narración homogénea. No demuestran nada, no revelan nada. Solamente agarran fragmentos de interrogación, duda, cansancio en los rostros y actitudes de los transeúntes. El París de Nano parece una ciudad a la espera de si misma.

Anne Louyot

Modificado el 26/03/2012

Arriba