El Maestro Philippe Fournier dirige la Orquesta Filarmónica

La Orquesta Filarmónica Nacional, la Embajada de Francia en Venezuela y la Alianza Francesa de Caracas presentan el primero de un ciclo de dos conciertos bajo la dirección de jóvenes maestros franceses, comenzando este domingo 6 de mayo a las 11:00 a.m. en en la sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño, con la participación por primera vez en Venezuela de Philippe Fournier.

Entrada : 5.000 bs

 
Hermanando musicalmente a Francia y Venezuela, Fournier dirigirá la obra venezolana "Residua" del compositor Icli Zitella; el Concierto para Violín y Orquesta del finlandés Jean Sibelius, con la participación de la violinista Virginie Robilliard; la Suite L`arlesienne Nº 2; y la Suite Carmen del francés Georges G. Bizet.

 
Philippe Fournier es nativo de la región lionesa, trabaja en la dirección orquestal desde los 15 años. En 1984 recibió el Primer Premio, por unanimidad, del diploma Superior de Dirección de Orquesta de la Escuela Normal de Música de París. Trabajó con numerosos directores: Roger Cayrol, Sébastien Béraud, Dominique Rouits y Pierre Dervaux; este último lo nombra laureado de la Fundación Yehudi Menuhin en 1986, permitiéndole dirigir orquestas norteamericanas y canadienses en diversos festivales. La originalidad y calidad notorias de su técnica de dirección le condujeron a ser invitado por formaciones orquestales de gran renombre, como la Orquesta Nacional de Lille, Orquesta Filarmónica de Niza, Orquesta Sinfonica de Montréal, Orquesta de la Opera de Dijon, Atelier Lírico de la Opera Bastille.
En 1985 Fournier creó la Orquesta Sinfónica de Lyon, con la cual en veinte años, y tras más de mil conciertos en los cuatro rincones del planeta (Nueva-Caledonia, Canadá, Grecia, Marruecos, China), esta orquesta ha sido desfilar los más destacados solistas. En 2005 consagró los veinte años de esta orquesta. Hoy más que nunca, la pasión musical y la apertura hacia otras expresiones artísticas constituye la esencia misma de numerosos proyectos de creación y de colaboración. Una apertura sinónimo de exigencia, de enriquecimiento humano, de innovación, que dio lugar a espectáculos fuera de la esfera puramente "clásica", como lo demuestra en el 2003 la creación del espectáculo "Comic Symphonic". Después de "LinK 1978", creación jazz-electro-clásico, realizada con el trompetista Erik Trufazz, la colaboración con la Compañía de Danze Hip-hop Kafig, ante 4 mil espectadores.

Modificado el 02/05/2007

Arriba