ENTRADA EN VIGOR DEL TRATADO DE LISBOA : DECLARACIÓN CONJUNTA de los MINISTROS B. KOUCHNER y P. LELLOUCHE

“Saludamos la entrada en vigor, el día de hoy, del Tratado de Lisboa. Con este avance se termina un proceso institucional iniciado hace 20 años, tras la caída del muro de Berlín, para adoptar nuestras instituciones a la expansión de la Unión y a los retos de la globalización. Con estas instituciones, tenemos mejores armas para aportar las respuestas políticas que esperan los ciudadanos de la Unión Europea.

La Unión Europea dispone ahora de nuevos instrumentos que requiere la Europa ampliada. El Consejo Europeo cuenta así con un presidente estable, el señor Herman Van Rompuy, nombrado por los jefes de Estado o de gobierno por dos años y medio, y quien se encargará de dar mayor continuidad a sus trabajos. El señor Van Rompuy representará a la Unión en el extranjero a nivel de jefes de Estado o de gobierno. Gracias al puesto de Alto representante para los Asuntos Exteriores y la política de seguridad que se le confió a Catherine Ashton, Europa podrá tener una sola voz más fuerte en la escena internacional. La señora Ashton también será vicepresidente de la Comisión y se hará cargo de la coordinación de toda la acción exterior de la Unión. Para ello, dispondrá del servicio europeo para la acción exterior y las delegaciones de la Unión en países terceros. El señor Van Rompuy y la señora Ashton dispondrán en total de los recursos y la visibilidad necesarios para expresar la voz de l!
a Unión ante nuestros colegas y responder a las crisis internacionales de manera más eficaz.

Este tratado también fortalece el carácter democrático de la Unión Europea confirmando el continuo fortalecimiento del Parlamento europeo, que ahora dispone de un poder legislativo equivalente al del Consejo en la gran mayoría de los ámbitos, y creando un nuevo derecho de iniciativa popular.

Las innovaciones institucionales que introduce el Tratado de Lisboa permitirán que surja una Unión Europea más eficaz y más democrática, al servicio de una mayor libertad, seguridad y solidaridad.

Hoy, debemos complementar la implementación de este Tratado con un nuevo impulso, para que esta herramienta renovada responda a nuestras expectativas, ya se trate del tema de salida de la crisis económica, de la lucha contra el cambio climático o del manejo de los flujos migratorios.
El Tratado de Lisboa marca un avance para Europa. Francia ha contribuido mucho en su elaboración y a su entrada en vigor. Este tratado proporciona a Europa los medios para hacer frente a los retos a los que se confronta.”

Modificado el 03/12/2009

Arriba