Discurso del Sr. Romain Nadal - Fiesta Nacional de Francia [fr]

JPEG - 256.5 KB
Himno nacional de Venezuela y de Francia

Discurso del Sr. Romain Nadal, Embajdaor de Francia en Venezuela - 14 de julio del 2017 - Residencia de Francia

Mes chers compatriotes,
Queridos Amigos venezolanos,

En este día tan simbólico, quisiera compartir con ustedes, fraternalmente, las primeras impresiones que he tenido a tan poco tiempo de mi llegada, así como también los proyectos y orientaciones que me ha dado el Presidente Macron al recibirme antes de mi salida a Venezuela.

Desde mi llegada, he podido apreciar el profesionalismo de mis colaboradores quienes, en el campo político, económico, de seguridad o a través del Consulado me dieron un apoyo notable. Un agradecimiento especial al Servicio cultural y a toda nuestra red cultural y educativa por haber multiplicado los eventos que me han llevado, en menos de una semana, desde La Guaira al Colegio Francia, pasando por nuestras Alianzas francesas y celebrando la Fiesta de la Música con el maravilloso Sistema de Orquestas de Venezuela.

Preparando mi estancia, ya había medido la antigüedad de nuestros lazos intelectuales. En poco tiempo y gracias a esta extensa serie de actividades, he podido comprobar el dinamismo, la vigencia y el potencial de nuestros intercambios culturales, científicos y lingüísticos.

Al lado de lo que fue algo así como un maratón cultural, he multiplicado los contactos políticos y me fue posible entregar la Copia de Estilo de mis Credenciales al nuevo Ministro de Relaciones Exteriores, el Dr. Samuel Moncada, el 27 de junio.

A casi un mes de mi llegada, me corresponde ahora reunirlos para celebrar el Día de Francia.

Tomando en cuenta el contexto muy particular que atraviesa el país, he elegido una ceremonia sobria para manifestar nuestra solidaridad hacia nuestros amigos Venezolanos.

Queridos Amigos,

A mi llegada, he enviado un mensaje escrito a la comunidad francesa, mensaje que hemos publicado en la página web de la embajada.

Primero, para agradecer el rol de cada uno en la relación bilateral y subrayar mi total compromiso para promover los valores e intereses de nuestra República en Venezuela.

En cuanto a nuestros compatriotas, quedaremos permanentemente atentos a su situación y haremos todo lo posible para apoyarles en la medida de nuestras capacidades.

Con este mensaje, quisiera también recordar dos prioridades esenciales: nuestro diálogo constante con la Unión Europea - que es muy activa aquí - a través de encuentros casi semanales con mis homólogos, y la relación franco-alemana fundada en una reconciliación que es la demostración de que no existen odios insuperables.

Por imposible que parezca en el momento, la reconciliación entre los enemigos de hoy no solo es posible sino que es necesaria, y la negociación es la mejor forma de resolver las diferencias. A pesar de tres guerras, de millones de muertos y de destrucciones incalculables, empezaron contactos informales menos de tres años después de los horrores del segundo conflicto mundial, que permitieron la firma en 1950 de un convenio de hermandad entre municipios y dieron paso, gracias al dialogo entablado entre De Gaulle y Adenauer, al tratado de amistad de 1963 entre los que solían llamarse ellos mismos enemigos hereditarios.

Por más antagónicas que sean la posiciones iniciales, por más difícil que parezca encontrarse con el adversario, cuando se tiene por objetivo el bien del país y de su pueblo, siempre se puede llegar a un acuerdo si ambas partes están decididas a ello. El odio y el miedo deben superarse cuando está en juego el futuro del país. Dialogar no es traicionar pero el dialogo no puede ser impuesto a la fuerza. Negociar no es abandonar pero la negociación solo puede hacerse en condiciones decididas conjuntamente entre las partes. Acordar no es vencer o ser vencido, sino llegar al mejor compromiso para el país aceptable por ambas partes. Mis dos abuelos, materno y paterno, fueron prisioneros de guerra en Alemania durante 5 años y me transmitieron toda mi infancia el respeto por Alemania y la fe en la construcción europea.

Como Embajador de Francia en Venezuela, me incumbirá igualmente promover la imagen internacional de Francia a través de dos acontecimientos muy especiales.

En primer lugar, París 2024, candidatura parisina para albergar los Juegos Olímpicos cuyo tema céntrico sería la transmisión de los valores de humanismo e inclusión imaginados por el francés Pierre de Coubertin, inventor de las Olimpiadas modernas.

En segundo lugar, la candidatura de Francia para la organización de la Exposición Universal de 2025, bajo el tema del conocimiento y de la protección del planeta.

Queridos Amigos,

Francia está escribiendo un nuevo capítulo de su historia con la elección, el pasado 7 de mayo, de Emmanuel Macron, el Presidente más joven de su vida republicana.

En su discurso de investidura, el nuevo Presidente mandó un mensaje al mundo, resaltando 5 de sus mayores prioridades que son:

- lo que el mismo llamó el ‘’desafió climático’’ planteado por el Acuerdo de París. Emmanuel Macron anunció hace poco dos iniciativas de envergadura. El proyecto de Pacto Mundial para el Medio Ambiente que Francia presentará en la ONU en septiembre - y sobre el cual acabo de publicar una tribuna en El Universal – y la Cumbre mundial de movilización sobre el clima por organizar dos años después del Acuerdo de París,

- la seguridad (hoy es el primer aniversario del terrible atentado de Niza),
- el relanzamiento de la construcción de Europa que, según sus palabras, debe ser “refundada”,
- un crecimiento económico más equitativo evitando los abusos del capitalismo,
- y finalmente la cultura, la educación y la francofonía, fundadoras, según Emmanuel Macron, ‘’de la emancipación, la creación y la innovación’’.

De esta manera, regresamos a la visión francesa en su dimensión original, ilustrada tan perfectamente por Malraux y De Gaulle, a favor del diálogo entre civilizaciones.

La exposición que presentamos en los ambientes de la Residencia recuerda el impacto de la visita del General de Gaulle a Venezuela, en 1964.

Queridos Amigos,

Como lo indicaba al principio de mi intervención, francofonía y cultura constituyeron en estas primeras semanas de mi estancia una parte importante de mi actividad.

Les puedo decir que el segundo semestre será aún más intenso con iniciativas novedosas, en Caracas y en el interior del país, como la creación de nuestra Red universitaria, la visita de escritores ilustres como el Premio Nobel de Literatura Jean-Marie Le Clézio, una estupenda exposición exclusiva para Venezuela y dedicada al Arte Moderno que establecerá, a través de 60 obras, un diálogo cultural nunca visto entre pintores de ambos países o programas nuevos como “Unidos Por El Talento”, que demuestran, que Francia quiere ante todo quedarse al lado de los Venezolanos, valorando los numerosos talentos de este país.

Regresando al resumen de mi primer recorrido cultural, recordaré la entrega de diplomas a los 60 alumnos del Colegio Lorenzo Gonzalez que siguieron nuestro programa “El francés va al liceo”, mostrando el interés y el cariño que nuestro idioma genera tanto en La Guaira como en todo el país.

Luego, mi primera visita al Lycée français, nuestro Colegio Francia, para el bautizo de la sexagésima primera promoción, compartiendo recuerdos y sueños para el futuro con los graduados que, en su mayoría, irán por toda Francia para iniciar sus estudios universitarios.

Después he conversado con los responsables de las Alianzas francesas de Caracas que me dieron la oportunidad de medir un entusiasmo intacto a pesar de las dificultades. Yo sé que las 8 Alianzas de provincia y nuestras 2 Maisons de France comparten este mismo dinamismo.

Hace una semana, también he tenido el privilegio de inaugurar un ciclo de cine inédito, dedicado a nuestros valores republicanos y a esas tres palabras universalmente respetadas de Libertad, Igualdad y Fraternidad, que son el lema de Francia.

Finalmente, he presenciado la Fiesta de la Música organizada conjuntamente con El Sistema Nacional de Orquestas. No tengo palabras para saludar la obra extraordinaria que concibió y construyó el Maestro Abreu poniendo, desde hace 42 años, la música en el centro de la educación de la juventud venezolana.

Durante esta manifestación, me emocionaron las palabras del joven Jefe de Orquesta cuando recordó que la música debe ser un espacio de dignidad, de cohesión y de armonía entre todos los Venezolanos.

Queridos Amigos,

Francia no olvida los lazos antiguos de fraternidad que existen con Venezuela y ha manifestado hace poco, nuevamente, su preocupación ante el repunte de la violencia sufrida por los Venezolanos.

Frente a esta situación de crisis política, económica y social, reitero aquí la disponibilidad de mi país, junto con sus socios europeos, para apoyar las iniciativas de relanzamiento de un diálogo nacional planteado de buena fe, en un marco democrático es decir en donde los Venezolanos en edad de votar puedan hacerlo de forma voluntaria, libre, secreta e igualitaria. La paz y la reconciliación no pueden ser impuestas. La paz y la reconciliación solo se construyen conjuntamente entre los antiguos adversarios.

Para concluir, solo quisiera citar una frase del discurso de investidura del Presidente Macron:
“El mundo necesita lo que siempre fue el legado de Francia: la audacia de la libertad, la exigencia de igualdad, la voluntad de fraternidad”.

Modificado el 16/07/2017

Arriba