Discurso de la Sra Annick Girardin, Ministra de Estado para la Francofonia y el Desarrollo durante la reunión PreCOP Social [fr]

Conclusión de la reunión con la sociedad civil - Jueves 6 de Noviembre de 2014 - Isla de Margarita - Venezuela

JPEG

Señoras y Señores los Ministros,
Señoras y Señores los representantes de la sociedad civil.
Estimados Amigos,

Es un placer intervenir esta noche ante ustedes, justo antes de que nuestra amiga Claudia Salerno concluya este día. Permítanme en primer lugar agradecer al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela la recepción calurosa que ha recibido mi delegación.

Esta reunión es una primicia, y es un éxito. Los debates de hoy han sido particularmente ricos, y desearía agradecer a cada uno de ustedes por sus contribuciones, por los debates que se han realizado, por las propuestas que se pusieron sobre la mesa.

Esa dinámica espero que se prolongará hasta Lima, y por supuesto hasta Paris.
Deseo pronunciar aquí algunas palabras de conclusión, a la vez sobre las negociaciones y sobre los debates que mantendremos hasta Lima y el acuerdo de 2015, y también sobre la manera en que la futura Presidencia francesa piensa asociar el conjunto de la sociedad civil a la preparación, y así lo deseo, al éxito de París.

***

El clima es antetodo un asunto de ciudadanía. Nuestros debates a lo largo del día lo recordaron. A todos nos involucra, por lo que está en juego en términos de atenuación, por lo que está en juego en términos de adaptación, y generalmente por los dos.

A menudo, el desajuste climático se presenta como algo que divide: sería necesario absolutamente que al final algunos pierden para que otros ganen. Mi experiencia política me deja pensar que tal situación no tendrá un gran éxito frente a los ciudadanos del planeta…

La lucha contra el desajuste climático, sin negar nuestras responsabilidades y nuestras diferencias, debe ser algo que nos acerca. Esto es por otra parte el mandato de París Clima 2015: un acuerdo universal, donde cada uno actúa según sus responsabilidades y sus capacidades, pero también un acuerdo que refuerza nuestra solidaridad hacia los más vulnerables.

Será necesario afrontar las dificultades, debido a la amplitud de la tarea, del cambio que está ante nosotros si queremos poder encontrar una trayectoria hacia los 2°C. Ustedes saben, cuando se leen las conclusiones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (GIEC), la consigna que eligieron se vuelve evidencia: Cambiando el sistema, no el clima.

Será necesario hacerlo sin renunciar a la confrontación de las ideas. Pero creo también que lo que nos reúne aquí, la voluntad de construir en Lima y luego en París un acuerdo que nos vuelva a poner sobre la trayectoria 2°C, ese objetivo no tenemos que perderlo de vista. No estaremos de acuerdo sobre todo. Pero mantengamos presente que ya constatamos lo mismo y que guardamos el mismo objetivo. Pienso que es el esencial.

París clima 2015 tiene que ser un momento de movilización ciudadana. Un momento que nos reúne, que nos da a todos la aspiración a acceder a un mundo post-carbono.

Paris 2015 será también un momento que traiga tranquilidad. Que tranquilice a nuestros conciudadanos para decirles: sí, el mundo de mañana será diferente, pero no será un mundo menospreciado, porque sino habríamos dejado de lado nuestras aspiraciones a la prosperidad, a la calidad de vida, al “buen vivir”.

Será un mundo donde lucharemos en paralelo contra la pobreza y en favor del medio ambiente. Es por otra parte también el objetivo de los debates en curso sobre los objetivos de desarrollo sostenible para inventar este nuevo mundo con objetivos comunes, pero con maneras diferentes de conseguirlo.

París debe también ser un momento que tranquilice a los que están en primera línea ante el desajuste climático. Que les aporte respuestas concretas. La primera etapa de la equidad, la solidaridad climática, es esta. Por eso es que la capitalización del Fondo Verde es tan importante. Dedicará un 50% de sus financiamientos a los más vulnerables, y, en particular, a la adaptación. Francia a través de su herramienta AFD (Agencia Francesa de Desarrollo) ya incluye la resiliencia en todos los proyectos de infraestructuras que apoya en África.

Por fin, París debe enviar el mensaje de nuestra determinación en tomar las medidas adecuadas y en primer lugar, el de enviar las buenas señales, para volver a poner la economía en la buena dirección. Ya que es bien sabido, y pude comprobarlo en Samoa, en la cumbre de los pequeños Estados insulares en desarrollo, que no puede haber desarrollo económico sin lucha contra el desajuste climático.

Lo que es inquietante, en término de empleos, cohesión social, paz y seguridad, es la trayectoria actual de recalentamiento. No es la de un mundo que encuentra la vía de una limitación del recalentamiento por debajo de 2°C.

***
Para poder crear en París una verdadera Alianza para el Clima, tenemos en cabeza 4 pilares.

El primer pilar, es el nuevo marco legal, un marco universal y vinculante, para la acción internacional ante el desajuste climático. Es el corazón de nuestro mandato y Lima será una etapa decisiva en esta vía, con los primeros elementos del acuerdo que se discutirán allí.

El segundo pilar, son las cifras de reducción de las emisiones que se definirán en las contribuciones, que los Estados deberían presentar al primer trimestre de 2015. Los últimos datos científicos deben incitarnos a poner sobre la mesa propuestas ambiciosas. Es la razón por la cual la Unión Europea acaba de asumir el compromiso de reducir de al menos un 40% sus emisiones en 2030 con relación a 1990. Esperamos que otros sigan muy rápidamente.

El tercer pilar, son los medios de aplicación y, en particular, las financiaciones, y las tecnologías. Son indispensables para pasar a la acción. Es también una respuesta solidaria: podríamos por ejemplo trabajar a reducir el coste de las energías renovables, para hacerlas competitivas ante las energías fósiles: todo el mundo se beneficiará, y eso debería permitir salir a millones de personas de la pobreza sin comprometer nuestro clima futuro.

El cuarto pilar, son las acciones de los actores no estatales, que se trate de las empresas o de las colectividades territoriales. Será necesario encontrar una manera de capitalizar los anuncios y los debates de Nueva York, y ampliar la dinámica. Estas acciones pueden contribuir a reducir en parte la divergencia entre nuestra trayectoria actual y el objetivo de los 2°C y a poner el mundo en la vía de la neutralidad carbono. Será una verdadera novedad.

En esta Alianza para el Clima, habrá espacio para todos. París debe conseguir un acuerdo escrito por todos y para todos. Un acuerdo ambicioso, es también un acuerdo equilibrado entre adaptación y atenuación, que responde a los retos que encuentran los que hacen frente ya a los impactos del desajuste climático.

***

Ahora me gustaría decir algunas palabras acerca de como pensamos que hay que seguir adelante y como ayudar a aumentar la participación de la sociedad civil de aquí hasta Paris Clima 2015.

Paris debe ser un acuerdo escrito por todos y para todos. Esto significa que queremos asociar las diferentes representaciones de la sociedad civil en un sentido muy amplio: todos los grandes grupos, empresas, gobiernos locales, representantes de las mujeres, pueblos indígenas, organizaciones de agricultores, deben participar en el éxito de París. Francia tiene una larga tradición en este ámbito. Por otra parte, la ley de transición energética que adoptamos hace unos días fue construida después de un debate nacional que involucró a todos los actores de la sociedad civil.

Los intercambios, además, han comenzado desde hace más de un año con los representantes de la sociedad civil, nuestros equipos de negociadores, ministros e incluso el Presidente de la República. Yo participé en la caminata por el clima en Nueva York el 23 de septiembre. Fue un momento muy intenso.

Les necesitamos para animar a todos los países a actuar, que cada uno, a su nivel, llegué a compromisos concretos, complementarios de acuerdos intergubernamentales. Ustedes también tienen palanca para cambiar el mundo. Este diálogo, queremos fortalecerlo. He oído muchas ideas y propuestas que nutren nuestro pensamiento y de las cuales podremos hablar nuevamente en los próximos meses.

También decidimos crear con ustedes los términos de los espacios reservados por el país anfitrión a la sociedad civil en el sitio de la COP en el Bourget. Ustedes tendrán sin duda igualmente espacios en la ciudad de Paris. Esos espacios queremos ayudarles a construirlos, de acuerdo con sus principios y sus valores, pero también, por supuesto, de acuerdo con los valores de la República.
***
El primer eje de nuestro diálogo será probablemente el contenido del acuerdo de París. Ustedes tienen ideas, expectativas, sugerencias, elementos importantes para ustedes en referencia con los puntos claves del Acuerdo de París. Debemos poner en marcha procedimientos para dialogar.

El segundo punto de nuestros intercambios es el de la movilización. Sí Francia tiene una responsabilidad particular, acogiendo con satisfacción la COP21. Pero en la conferencia de París, son 195 Estados que tendrán que ponerse de acuerdo.
La sociedad civil, movilizándose, incentivando el diálogo, favoreciendo la educación ambiental, mucho antes de la COP21, dispone de una formidable influencia en cada país de la Convención. Este movimiento es necesario, indispensable, vital. París no se construirá en contra o sin los ciudadanos.

El tercer punto es el del compromiso. Me refiero, en particular a las empresas, a los actores económicos, a las autoridades locales, pero también a todos aquellos que tienen la responsabilidad de las emisiones de gases de efecto invernadero. Una dinámica se ha establecido en Nueva York. Debemos desde Lima, amplificarla y ampliarla.

En todos estos puntos, y probablemente en otros, les escucharemos. Ustedes pueden contar con Francia - y sin duda con Perú, querido Manuel - para promover y alentar el mayor diálogo posible. Pero también queremos contar con ustedes porque la responsabilidad colectiva que tenemos es inmensa.

Gracias.

Modificado el 18/11/2014

Arriba