Discours de M. l’Ambassadeur : Cérémonie d’ouverture d’une session sur le modèle des Nations Unies au collège Simon Bolivar 2 [es]

JPEG

Estimada Señora Alejandra de Sousa, coordinadora del SIBMUN,
Estimada Señora Mary Barral, directora del colegio Simón Bolívar,
Estimada Señorita Isabella García, coordinadora de Relaciones públicas del SIBMUN,
Estimados todos,

Es un gran placer encontrarme con Ustedes esta mañana en el marco de una iniciativa tan valiosa como el SIBMUN 2018 y agradezco la invitación a las autoridades del Colegio Simón Bolívar y a los organizadores del evento.

Es un gran placer sobre todo encontrarme con tanta juventud. A menudo, en Europa, se dice que los jóvenes no se interesan en nada, que viven en su mundo sin involucrarse en los debates que agitan el mundo, que no participan… No creo que sea cierto. Y por lo visto, en Venezuela, no lo es en absoluto. Estoy convencido de que las fuerzas vivas de una Nación se encuentran en su juventud y que ésta tiene que jugar un papel fundamental en la evolución de las sociedades. Por lo tanto, es una gran satisfacción constatar el interés que despierta entre ustedes una iniciativa como el Modelo de Naciones Unidas y es muy alentador ver que se están preparando activamente para ser ciudadanos responsables y comprometidos. Porque hoy más que nunca se necesitan ciudadanos activos, ciudadanos que participen en los procesos de construcción de las Naciones y que trabajen, gracias a su reflexión, a la evolución armoniosa de las sociedades hacia la paz.

Como todos lo saben, la ONU fue creada en 1945, después de dos guerras mundiales muy sangrientas, con el propósito de evitar los conflictos, fomentando el diálogo entre las naciones. Se trataba de sustituir una cultura de la violencia por una cultura de paz, basada en la negociación, la mediación, la resolución o transformación de los conflictos. Desde aquel entonces el mundo ha cambiado pero es de reconocer que siguen existiendo muchos conflictos.

No me estoy refiriendo solamente a las guerras, a los conflictos armados, sino también a las formas de expresión no belicistas de los conflictos. Es decir la violencia estructural que permite el maltrato, la explotación infantil, la sumisión de las mujeres, el hambre, la malnutrición…, que producen mucho más muertes y sufrimientos que las mismas guerras.

En realidad, vivimos en un momento muy difícil de nuestra historia, con el aumento de la inseguridad y de las desigualdades, con las múltiples amenazas relacionadas al cambio climático… y vivimos en un mundo cada vez más complejo y más interrelacionado. Por lo tanto, para enfrentar tantos desafíos, es necesario actuar a todos los niveles. A nivel de los Estados pero también a nivel de la ciudadanía. Por su complejidad, la comprensión de nuestro mundo necesita una formación y una apertura de mente particulares porque nos encontramos frente a un proceso regido por dos movimientos contradictorios. Uno es el de la globalización. Los flujos de mercancía, de capitales, de informaciones, de personas, etc., circulan cada vez más rápidamente y a menudo este movimiento parece incontrolable. El otro es un movimiento de repliegue de las sociedades. Frente a la globalización, algunos actores políticos piensan que la solución es cerrar las fronteras de sus países para protegerse. Estas ideologías proteccionistas infunden el miedo al otro, el miedo a las diferencias. Sin embargo, aunque se cerraran las fronteras de forma totalmente hermética, hay problemas que no desaparecerían por lo tanto. El cambio climático necesita de una respuesta global, la lucha contra las pandemias necesita de una respuesta global, el mismo desarrollo armonioso de las sociedades necesita de una respuesta global…

En realidad estamos viviendo un periodo de mucha complejidad y de muchas tensiones, un periodo marcado por el desarrollo de muchos conflictos. Por lo tanto, hoy más que nunca, necesitamos intensificar el debate a nivel internacional. Porque el proyecto de construir una cultura de paz, en buena medida no es otra cosa que el reto planetario de abordar los conflictos desde otra mirada, con otras herramientas y con otros propósitos. La alternativa a la cultura de la violencia ha de sustentarse en el diálogo, en la negociación, en la capacidad de manejar nuestros propios conflictos.

LOS CONFLICTOS :
Conflictos siempre va a haber. Incluso el conflicto es un elemento necesario de la construcción y transformación de las sociedades. El conflicto puede tener patrones destructivos que deben ser canalizados hacia una expresión constructiva. Esta es la meta del diálogo y de las negociaciones. Frente al conflicto, sea cual sea su naturaleza, hay una multiplicidad de posibilidades de reacción, tanto a nivel individual como colectivo. Puede haber una reacción de superación cuando las partes reconocen la existencia del conflicto y tienen una voluntad de sacar provecho del mismo. Puede haber una reacción de negación cuando se evita reconocer la existencia del conflicto. Puede haber una reacción de agresividad acompañada de una respuesta hostil, violenta y/o militar.

La elección de una y otra modalidad al inicio del conflicto, y los cambios de posición o actitud posteriores, determinarán el proceso del conflicto y sus posibilidades de gestión o transformación. Cuando las partes implicadas reconocen la existencia del conflicto siempre es más fácil entrar en la negociación, mientras que la actitud elusiva da pie a que se produzca un agravamiento de las tensiones latentes y, con ello, una escalada del conflicto. La actitud belicista, por supuesto, descarta cualquier posibilidad inicial de llegar a un diálogo que conduzca a un cese de las hostilidades.

RESOLUCION DE LOS CONFLICTOS :
1-Formacion y contexto del conflicto :
La negociación tiene como objetivo, en buena medida, producir los cambios de actitudes necesarios en las partes implicadas para que el conflicto sea reconocido y para que se sitúe en un camino donde haya posibilidades de transformación. Por lo tanto, tienen que considerarse una serie de factores que hay que analizar para ver cómo se pueden modificar : actitudes, contextos, poderes, formas de comunicar, modelos culturales, estructuras de dominio, etc.

De hecho, la resolución de un conflicto supone siempre conocer las causas que lo han originado para tratar de modificar su dinámica. Sin embargo, a veces las raíces son tan lejanas que forman parte de la historia y ya no se pueden alterar. Pero su reconocimiento es un factor esencial para tratar sus manifestaciones en la actualidad.

2-Nivel de compromiso :
Otro factor indispensable para entablar una negociación es el nivel de compromiso de las partes. La negociación, además de ser un proceso voluntario, ha de ser un proceso esperanzador. Si las partes acuden a negociar es, en última instancia, porque saben que no hacerlo sería peor. La negociación es siempre una apuesta, con más o menor riesgo, pero una apuesta cuya meta es mejorar la comunicación entre las partes y no empeorarla reafirmando las diferencias. Puede ser que la negociación fracase pero en la actitud inicial debe existir un cierto convencimiento de que se va a buscar una alternativa. Si las partes están abiertas al acercamiento y al diálogo siempre será mucho más fácil llegar a una solución conjunta aceptable.
Los actores de una negociación suelen tener intereses diferentes, a veces incompatibles, hasta excluyentes. La negociación no es un proceso que permita suprimir estas diferencias sino reducirlas al máximo buscando compatibilidades, ya sea poniendo de relieve aspectos no considerados hasta el momento, ya sea logrando cambios de posiciones o de actitudes que permitan diluir las diferencias.

3-Conducta de los actores :
Para avanzar en este camino la negociación debe generar, a medida que avanza, respeto y confianza entre las partes. Aunque la intervención de un tercero puede favorecer este proceso son las mismas partes las que tienen que hacer un esfuerzo para transmitirse mensajes positivos, aclarar los mal entendidos y sacar a luz las diferencias. En este aspecto, la actitud de los negociadores y su manera de relacionarse es fundamental. Desesperar al contrincante, amenazarlo u ofenderlo innecesariamente son actitudes que pueden provocar actitudes agresivas y hasta ocasionar la ruptura de las negociaciones. Es conocido que hay una serie de factores que suelen crear una dinámica negativa en las negociaciones y que hay que evitar : las emociones intensas, las percepciones erróneas, los estereotipos, los problemas relacionados con la legitimidad, la falta de confianza y la mala comunicación son unos de ellos.

4-Las vías de salidas :
En general, un proceso de negociación se abre cuando los conflictos ya han alcanzado cierto grado de madurez, sea porque son extremadamente complejos y prolongados en el tiempo, sea porque las partes ya no pueden controlar el conflicto bilateralmente, sea porque no pueden seguir soportando los gastos crecientes de una escalada, sea porque están dispuestas a salir de la situación conflictiva y, de alguna manera a cooperar.
Cuando se dan estas condiciones y que empieza la negociación, el proceso consiste en lograr de las partes enfrentadas un cambio gradual de sus objetivos y una superación de las incompatibilidades iniciales. El proceso consiste en facilitar la transformación voluntaria de los objetivos iniciales con la finalidad de reducir el énfasis en la confrontación y de crear la garantía de que las soluciones que finalmente se propongan darán satisfacción a todas las partes y no implicarán la desaparición de ninguna de ellas.

Según la magnitud del conflicto, son procesos que pueden ser más o menos complejos. En los casos de conflictos internacionales, los actores que intervienen suelen ser numerosos e interactúan de forma diferente porque, a diferencia de los conflictos internos, entran en juego aspectos políticos y diplomáticos de gran complejidad. Son procesos que están conducidos principalmente por los Estados implicados pero donde intervienen también otros Estados y organismos internacionales como la ONU, que prestan asistencia o actúan como mediadores. Intervienen también las instituciones no oficiales que representan la sociedad civil. En los procesos de paz, la participación de la ciudadanía es imprescindible ya que a menudo ella ha sido la principal víctima del conflicto pero también porque parte del proceso de paz, pensemos por ejemplo en la reconciliación o en el perdón, tiene una dimensión humana que solo depende de los ciudadanos. Por lo tanto, para lograr una salida de conflicto positiva, es imprescindible implicar la totalidad de la sociedad desde el inicio del proceso de negociación.

Dicho esto, no cabe duda de que más familiarizada con los procesos de negociación esté la ciudadanía, mejor podrá interactuar en el proceso. Por esto una iniciativa como el Modelo de Naciones Unidas es relevante. No solamente se van a familiarizar con los mecanismos de diálogo internos a la ONU y van a aprender a debatir en forma respetuosa sino que también van a adquirir conocimientos sobre los grandes desafíos de nuestros tiempos y van a poder ser unos ciudadanos activos, responsables y comprometidos.

Para terminar quisiera decir algunas palabras acerca de la ONU. A menudo se considera que es un organismo que se ha vuelto ineficiente y que es incapaz de lograr los objetivos de paz que se propuso. Es cierto la ONU tiene sus limitaciones y podemos verlas en el caso de Siria donde, a pesar de las múltiples negociaciones no se pudo restablecer la paz hasta el momento. Sin embargo, podemos pensar que si no existiera la ONU la situación sería aún más caótica.

Por otra parte, fuera de las zonas de conflicto, hay problemáticas globales que sin la ONU no estuvieran debatidas a nivel internacional. Estoy pensando en las cuestiones de igualdad de género, en las cuestiones de salud, en las cuestiones medioambientales. Y aquí quiero recordar el largo camino recorrido –fueron 21 años de negociación, hasta llegar a la firma del Acuerdo de París, un acuerdo histórico que muestra de manera indiscutible que todos juntos, y con el apoyo de organismos internacionales como la ONU, podemos llegar a cambiar el mundo.

Hoy más que nunca, frente a los nuevos desafíos, el diálogo internacional es imprescindible porque si bien los problemas son globales, las soluciones también lo son.

JPEG

JPEG

Dernière modification : 16/02/2018

Haut de page